Artículo del mes

Equipos de seguridad pasiva: lo que nos une a la vida


Hay cuatro factores que intervienen en la seguridad vial: el conductor, el vehículo, la carretera y el entorno. El primero es el preponderante, no sólo porque la seguridad gira alrededor del bienestar de la persona, sino también porque el 80% de los accidentes tras el volante son resultado de errores humanos. Con la intención de atenuar las consecuencias de estos errores, los fabricantes de automóviles han diseñado diversos aditamentos estructurales y tecnológicos para reforzar los sistemas de seguridad de sus vehículos.

Estos equipos de seguridad se dividen en dos grandes conjuntos: los activos (o primarios) y los pasivos (o secundarios). Los primeros se enfocan en proporcionar una mayor estabilidad y automatización en el manejo, por lo mismo, su labor es preventiva. Entre ellos se cuentan, por ejemplo, el Control Electrónico de Estabilidad (ESC) y el Sistema Antibloqueo de Frenos (ABS). Los segundos son los dispositivos que se accionan cuando el accidente es inevitable, como el cinturón de seguridad, cuya función es aminorar las consecuencias de un impacto. En este artículo nos enfocaremos en los sistemas pasivos de seguridad más importantes y su uso óptimo.


Principales sistemas pasivos de seguridad

Hoy en día es imposible adquirir un automóvil nuevo que no cuente con determinados equipos de seguridad, ya que las leyes de prácticamente todos los países del mundo exigen a los fabricantes que los incorporen. En México, por ejemplo, la normatividad ordena a las plantas productoras instalar en sus vehículos cinturones de seguridad, apoyacabezas y bolsas de aire, entre otros. Veamos cómo y para qué están diseñados estos dispositivos:

Desde luego que no todos estos sistemas están presentes en todos los autos que se comercializan (excepto los que manda la norma). Por ello, es importante revisar las fichas técnicas y, en la medida de lo posible, elegir aquel vehículo que ofrezca mayor protección tanto a sus ocupantes como a los peatones.

Una tarea multidimensional

Cada año, el sector automovilístico desarrolla innovaciones para la seguridad de sus usuarios. Sin embargo, debemos recordar que ésta no depende exclusivamente de las prestaciones del vehículo ni de las condiciones del camino. Los sistemas pasivos de seguridad no son una panacea contra los accidentes. En realidad, deben considerarse como el último recurso para la protección tanto de los ocupantes de los vehículos, como de los peatones.

La seguridad vial está basada en un complejo entramado en el que interactúan la infraestructura del camino, los sistemas de seguridad de los autos (tanto pasivos como activos), la educación vial y, sobre todo, la prudencia de todos los ocupantes de la vía, quienes deben estar siempre atentos a cualquier eventualidad, independientemente de las prestaciones de sus autos.





Fuentes:

https://www.nhtsa.gov/es/conducir-de-forma-riesgosa/cinturones-de-seguridad

https://www.nhtsa.gov/es/equipo/bolsas-de-aire

https://www.conaset.cl/programa/vehiculos/

https://imt.mx/resumen-boletines.html?IdArticulo=425&IdBoletin=159

https://www.imt.mx/resumen-boletines.html?IdArticulo=417&IdBoletin=156

https://repository.ucatolica.edu.co/bitstream/10983/27135/1/Trabajo%20de%20Grado%20final%20507316_Marin_507143_Sanchez.pdf

https://revistacentrozaragoza.com/euroncap-de-la-seguridad-pasiva-a-los-adas/

https://elpoderdelconsumidor.org/wp-content/uploads/2019/06/d-trl-report-spanish-resumen.pdf

https://revistasanitariadeinvestigacion.com/accidentes-de-trafico-y-los-sistemas-de-retencion-infantil/